El universo está lleno de espejos

EL UNIVERSO ESTÁ LLENO DE ESPEJOS. SI QUIERES SABER CÓMO ACTÚAS, TAN SOLO TIENES QUE MIRAR A TU ALREDEDOR, TODO Y TODOS REFLEJAN LO MÁS PROFUNDO DE TI, DE LAS EMOCIONES VERDADERAS QUE NACEN EN TU CORAZÓN Y DE LAS QUE LA MAYORÍA DE VECES NI SIQUIERA SOMOS CONSCIENTES”.

Ilustración de Mila Marquis

La vida es según a través del cristal en que la percibimos, de esto casi todos somos conscientes.  Nos preguntamos a menudo por qué hay días que, siendo en apariencia iguales al de ayer, no nos levantaríamos de la cama y permanecemos dentro de una nebulosa grisácea y, sin embargo, otros, sentimos como si saltaran chispitas que conectan el exterior con nuestro espíritu.  Lo fácil es buscar una razón externa causante de ir a medio gas y si en apariencia no damos con ella, y de lo que se trata es de encontrarla dentro de nosotros, sin duda se la cargará la serotonina, o las hormonas que suben y bajan como un ascensor y que influyen en nuestro estado de ánimo. El caso será encontrar una causa ajena a nosotros, porque claro, si “somos perfectos” ¿cómo vamos a ser nosotros la causa?

 

Es increíblemente difícil reconocer que somos precisamente la causa nosotros mismos y que cuando algo “exterior” no es de nuestro agrado es simplemente nuestro espejo, si nos preguntáramos ¿cuándo, dónde y cómo estoy yo haciendo lo mismo? ¿en qué momento he dicho yo algo parecido que sugiere aquello que no me gusta? Si realmente formuláramos esas preguntas agradeceríamos ese espejo que “nos ponen” porque es él el que nos va a hacer cambiar si lo deseamos.

La vibración verdadera de nuestro corazón es lo que realmente transmitimos al resto, aunque lo que decimos y/o hacemos sea otra cosa, lo que se percibe de nosotros es lo que sentimos, eso que nos hace vibrar en el amor o en su contrario.  Así pues, no nos sorprendamos cuando los demás no nos “tratan” como queremos ser tratados, y ten el coraje de preguntarte ¿cómo trato yo al resto? Y más coraje todavía: ten la humildad de responder con sinceridad.

 

“ENTRE LO QUE DECIMOS, PENSAMOS, SENTIMOS Y HACEMOS, NUESTRO EGO COLOCA MUROS INTRANSITABLES, EL APRENDIZAJE ESTÁ EN DEVELARLOS Y DERRIBARLOS”